Descripción del proyecto:

Hemos unido esfuerzos con Jung Ibérica, líder en el sector de domótica y mecanismos, realizando un propuesta conjunta en Casadecor 2017 con el fin de dar a conocer la perfecta simbiosis que puede crearse entre un proyecto de interiorismo con diseño de piezas únicas y la tecnología en una vivienda domotizada.
El salón de Lily, es un espacio para recibir visitas y de cortesía es un salón con dos sofás -diseño exclusivo del propio Estudio- enfrentados para invitar a la conversación. Como nexo entre los sofás, encontramos 4 tibores cerámicos que funcionan como mesas auxiliares facilitando su movilidad en función de las necesidades. El montaje reposa sobre una alfombra gris perla, también diseño de El Estudio; se trata de un diseño a rayas gracias al cambio de técnica: bucle y pelo cortado. “Lily” es un espacio neutro pero con matices de tendencia como tonos maquillaje, rosáceos y grises. Dos cómodas a cada lado de la entrada y una serie de obras clásicas de mediados de S. XX, aportan bagaje, herencia y familia, en armonía con una serie de obras de arte contemporáneo que muestran la afición coleccionista de los ficticios propietarios. Una lámpara de latón y porcelana -de nuevo diseño de El Estudio- pretende invocar un elemento orgánico dentro de un entorno urbano, basado en el desarrollo de las ramas de un árbol, contribuyendo a crear una ambientación confortable en la estancia. El espacio, con distribución de corte tradicional, adquiere valor innovador gracias a la domótica Jung, que permite controlar todos los elementos lumínicos y eléctricos, en función de las necesidades de quién lo disfrute.
La zona intermedia –fácilmente reconocible- entre los dos ambientes se ha ideado para crear una separación que a la vez funcione como nexo entre ambos. Se ha equipado con un mueble en el interior  -diseño, también, de E. Alegría- que sirve para dotar al salón de más capacidad de almacenaje, funcionando a su vez como un office o mueble bar de apoyo. El área está delimitada por una celosía metálica lacada en blanco; un material que convencionalmente no suele utilizarse en interiores pero que en esta ocasión funciona muy bien. Los diseñadores han querido buscar un toque actual y vanguardista como contrapartida a las piezas de anticuario. La celosía adquiere la función de visillo y permite entrever a través de ella lo que sucede en el interior, aportando un punto justo de intimidad.
El cubo, en su parte posterior, es un tabique divisorio -en el que se podrían incorporar unas puertas correderas para independizar ambas estancias- donde se ha instalado un espejo plateado que, junto a la celosía, crea un efecto de continuidad y una gran sensación de amplitud, al fijar la vista en el final del reflejo y no en el propio tabique en sí. Este recurso también aporta intimidad al segundo ambiente, el Salón “Jake”.
Proyecto de interiorismo y decoración en Casadecor 2017.

Estudio Alegría y JUNG Ibérica
2017
C/ Antonio Maura, 8. 28014, Madrid. España.