Descripción del proyecto:

Ático dúplex en primera línea de playa con vistas a la playa de Marbella.
La máxima del proyecto ha sido integrar el mar y vegetación que rodea la finca con el interior de la vivienda, mediante el cambio distribución de espacios y el uso de tejidos naturales y de objetos coloristas. Para ello se ha ejecutado un cambio de usos en del ala oeste de la planta baja, intercambiando la ubicación del dormitorio principal por la cocina. 
La planta baja, donde hemos intervenido en esta primera fase de proyecto, consta de hall de entrada.
El ala este dispone de aseo de invitados, office-lavadero, y un espacioso salón-comedor. En el lado oeste, a través de un pasillo distribuidor, se accede al gran dormitorio principal en suite, ya que a la antigua cocina le hemos añadido una habitación de invitados, que ahora hace las funciones de salón privado y vestidor, separando la zona de dormir de la de baño. El final del distribuidor da paso a la cocina y a la terraza, que se comunica con el salón. 
Al integrar la cocina con la zona de comedor de la terraza, conseguimos eliminar la barrera de la privacidad convirtiéndola en un espacio desenfadado en el que participa todo el que quiera. Al el otro lado de la terraza se encuentra la zona de estar, también con unas impresionantes vistas al mar y los palmerales. Hemos utilizado una paleta de colores muy naturales, verdes y naranjas, vegetales, y tonos tierras, gracias a la teka, con tejidos como linos, algodón y piel de raya. Para la transición exterior-interior ayudó mucho el color y voluminosidad que dan las kentias, y la acuarela de gran formato, en verdes muy aguados.
Los muebles de cocina, así como el revestimiento de dos paredes, se han realizado en roble natural, con entrecalles “pico de gorrión”, diseñado por El Estudio, y posteriormente blanqueados, para darles un aire aún más liviano y fresco.
La encimera y rodapié de la zona de trabajo está realizada en mármol, que se repite en la mesa de la terraza para ayudarnos a recalcar la sensación de espacios unificados. El frente está realizado en piedra caliza hidofrugada, para aguantar los vapores y aceites, en color crema. 
La consola de apoyo china, antigua, la hemos reubicado en la cocina. La mesa de centro de apoyo tiene una estructura en roble con sobre de mármol blanco macael. A su alrededor, sillas de mimbre sintético.

Particular
2014
Marbella, España.